Centroamérica fue un solo país durante la primera mitad del siglo XIX inmediatamente después de la independencia.   En 1961, los países de Centroamérica iniciaron un proceso de integración que comenzaba con el libre comercio entre los países, y un arancel común externo.  Luego de ciertas dificultades en los años ochenta, el proceso de Integración Centroamericana retomó la integración por medio del Protocolo de Guatemala que creo una serie de instituciones de integración, el SICA, y a raíz del mismo se emitió un nuevo código Aduanero Uniforme y otra serie de normativas comunes.  Uno de los objetivos anunciados fue la Unión Aduanera.

Es así como surge la idea de una Unión Aduanera entre Guatemala y Honduras, con el objetivo principal de eliminar fronteras entre los países, conformándose un solo territorio aduanero, que evolucione hacia un sistema electrónico que sea moderno y eficaz, eliminando las actuales aduanas físicas, y evolucionando a la creación de un arancel externo único frente a terceros.

Dentro de los objetivos de la Unión Aduanera está la eliminación de exigencias de cumplimiento de reglas de origen, permitiéndose así una zona de libre de circulación de mercancías; también se ha constituido una zona libre de tránsito para personas entre los dos países y se han eliminado las aduanas físicas para 26 productos, permitiéndoles circular libremente, siendo aproximadamente el 97% de los 6,500 productos que conforman el intercambio comercial entre ambos países.

La Unión Aduanera entre Guatemala y Honduras se ratificó el 13 de mayo del 2016 por medio del Decreto 3-2016 del Congreso de la República, confiriéndose a cada Estado entre 5 a 6 meses para su total implementación. Este cambio se inauguró el 26 de junio del 2017, fecha en la que se convirtió en una realidad, dejando la puerta abierta a otros países para su adhesión, ya que el objetivo a largo plazo sería lograr una Unión Aduanera Centroamericana; hasta el momento, la Unión Aduanera Centroamericana, únicamente apoyaba el tema de procesos aduanales comunes y no específicamente el tema de pago de impuestos entre países que conforman Centro América. Ya El Salvador y Nicaragua han expresado su deseo de formar parte de esta Unión Aduanera, en la que saldrían beneficiados ambos países, agilizándose el comercio a nivel Centroamericano.

Claro está que estamos ante un proceso de transformación de la idea anterior que teníamos de aduanas con todas sus implicaciones hacia una aduana intangible, y como todo proceso, éste debe concebirse de manera gradual, ya que para su total implementación y cumplimiento se deberá ir completando por etapas, hasta el día en que se convierta en una total realidad.

Se espera que la unión aduanera entre Guatemala y Honduras represente una mejora significativa en la logística del 97% de productos beneficiados, una profundización del comercio y la producción de ambos países y sobre todo un mejor desarrollo de las áreas fronterizas de los países.   Los aspectos de   apertura de mercados laborales son una tarea pendiente al igual que la mejora de los aspectos de seguridad, pero definitivamente la Unión Aduanera es un paso gigante para la unión Centroamericana.

Realizado por: Marta Alonzo García, Asociado
Publicado por: lexlatin.com/opinion/eliminando-fronteras-traves-la-union-aduanera/